Hoy en día todos conocemos a alguien que sufre de una hernia o aún peor de una protusión de disco. Esto ocurre por sobrecargar nuestro cuerpo (estrés), por ejemplo pasar todo el día sentados, conduciendo, lesiones practicando deportes, accidentes o sencillamente por malas posturas. Si alguna vez has sufrido una hernia discal sabes que el dolor es horrible y que puede venir o irse en cualquier momento.

La mayoría de quiroprácticos están acostumbrados a trabajar diariamente con pacientes con problemas de discos. Bajo la Técnica Sacro Occipital (SOT), una de las técnicas quiroprácticas, si padeces de hernia de disco, te corresponde  una categoría III.
La categoría III trabaja con aquellos pacientes con problemas  de discos o subluxaciones vertebrales. ¿Qué significa esto? Bien, significa que uno de los discos que separan 2 vertebras en la columna lumbar, o una vértebra, han sido tan sobrecargados que presionan los nervios. Tanto en un caso como en el otro el dolor tiene un efecto devastador físicamente y mentalmente.

Existen varios problemas asociados a protusiones o hernias de disco. Uno de ellos es que afecta a la sensibilidad y motricidad de la raíz del nervio espinal L5, que controla directamente el músculo del glúteo, los órganos sexuales (pudiendo causar disfunción sexual y la falta de sensibilidad), la defecación, y más importante aún, es que forma parte del nervio ciático.

Por este motivo las personas que tienen hernias lumbares en L5/S1 (la hernia más común) suelen también tener problemas de ciática.

Hernia discal

.

 El nervio ciático es el nervio más grande del cuerpo humano y controla la función motora y sensitiva de la pierna y el pie. Así que cuando el nervio ciático se pellizca, se crea una sensación de ardor o dolor que irradia hacia la pierna y se llama comúnmente “ciática”.

Los quiroprácticos trabajan a diferentes niveles con una hernia discal en L5 o protusión y ciática:

  • Aliviando la presión sobre el disco mediante ajustes muy precisos para reposicionar el disco y la vértebra en su posición correcta.
  • Equilibrando la pelvis para que las vértebras estén correctamente apoyadas una sobre otra (como los cimientos de un edificio).
  • Quitando presión directamente sobre el nervio ciático.

 

Ajuste quiropráctico

Estudios realizados por el Comité de Investigación Internacional de la Asociación Americana de Quiropráctica, demostraron que los ajustes quiroprácticos son efectivos para aliviar los dolores causados por hernias discales.

“El 88% de los pacientes obtuvieron una muy buena mejoría, el 8% remitió poca mejoría y el 3,4% no notó nada.”

Sí quieres ayudar a una persona que sufre de “ciática” o tiene una hernia o protusión de disco, recomiéndale que vaya a visitar al quiropráctico que tenga más cercano.

Dr. Kephra Froehlich D.C.

Referencias:

Vroomen PC, de Krom MC, Knottnerus JA (Feb 2002). “Predicting the outcome of sciatica at short-term follow-up”. Br J Gen Pract 52 (475): 119–23. PMC 1314232. PMID 11887877.

J Manipulative Physiol Ther. 2010 (Oct); 33 (8): 576–584

Mayo Clinic Staff. (2010, April 22). Sciatica, Definition. MayoClinic.com, Retrieved from http://www.mayoclinic.com/health/sciatica/DS00516

Mayo Clinic Staff. (2010, April 22). Sciatica, Symptoms. MayoClinic.com, Retrieved from http://www.mayoclinic.com/health/sciatica/DS00516/DSECTION=symptoms

Studin, M. (2010). Herniated discs, radiating pain and chiropractic. US Chiropractic Directory. Retrieved from http://www.uschirodirectory.com/index.php/patient-information/item/235-herniated-discs-radiating-pain-and-chiropracticMcMorland,

Comentarios

Share This