TU COLUMNA ES TU SALUD

La base de la Quiropráctica tiene como objetivo principal el cuidado global de la persona. Los quiroprácticos buscan equilibrar la salud de las personas y lograr su completo bienestar realizando principalmente un trabajo de prevención.

El quiropráctico restablece el equilibrio innato del cuerpo localizando la causa que provoca el desequilibrio y los síntomas, pero centrándose en la causa/s para poder mejorar la salud en completo y a largo plazo.

Habitualmente, la aparición de una dolencia o enfermedad no es instantánea, es un camino al que se llega después de un tiempo de hábitos poco saludables. Por tanto, el  camino hacia la salud  necesita tiempo, constancia y aprendizaje.

El ajuste quiropráctico trasmite una sensación de bienestar inmediata, aunque para obtener su eficacia a largo plazo, el cuerpo necesita un  tiempo para adaptarse a los cambios.  La repetición es uno de los factores que puede ayudar a asentar los nuevos cambios en el organismo.

El plan de tratamiento siempre es personalizado, se establece una pauta idónea para lograr la mejoría del paciente mediante los cambios que se van produciendo en su sistema nervioso. El objetivo es ayudarle a  lograr máximo bienestar, y también, reducir el uso de medicamentos y de cirugía invasiva.

El quiropráctico corrige la causa de la irritación de los nervios mediante los ajustes para ayudar al organismo a restablecer y  mantener saludables cuerpo y mente.

Si padeces dolor de espalda, migrañas, dolor de cabeza, lumbago hernia discal, asma, resfriados frecuentes, contracturas, falta de energía o falta de ánimo, estrés laboral o personal… o simplemente, quieres estar mejor y prevenir futuras dolencias,  solicita un chequeo quiropráctico.

 

Share This