Por Anahad O’Connor/Tony Cenicola – The New York Times – ¿Cuál es el mejor tratamiento para el dolor de cuello?

Ver a un quiropráctico o realizar ejercicios ligeros alivia el dolor de cuello de manera más efectiva que depender de medicamentos para el dolor, según muestra una nueva investigación.

El nuevo estudio es uno de los pocos comparativos mano a mano con varios tratamientos para el dolor de cuello, un problema que afecta a tres cuartos de la población americana en algún momento de sus vidas, pero para el que no ha sido probado un tratamiento de primera línea. Mientras algunas personas buscan manipulación espinal por quiroprácticos, la evidencia que apoya su utilidad ha sido limitada al mejor.

Pero el nuevo estudio, publicado en Los Anales de Medicina Interna, encontró que el cuidado quiropráctico o simples ejercicios realizados en casa eran mejores para reducir el dolor que tomar medicamentos como aspirina, ibuprofeno o narcóticos.

“Estos cambios fueron disminuyendo con el tiempo, pero todavía estaban presentes”, dijo Dr. Gert Bronfort, un autor del estudio y profesor de investigación de la Universidad de Ciencias de la Salud del Noroeste en Minesota. “Incluso un año después, hubo diferencias entre la manipulación espinal y los grupos de medicamentos”.

Dolor de cuello

El dolor de cuello moderado y agudo es una de las razones más frecuentes para los visitas a los médicos de atención primaria, provocando millones de visitas cada año. Para los pacientes, esto puede ser un difícil problema de manejar. En algunos casos el dolor y la rigidez surge sin explicación, y las opciones de tratamiento son variadas. Fisioterapia, medicación para el dolor y la manipulación espinal son opciones populares, pero el Dr. Bronfort se inspiró para llevar a cabo un análisis porque existe muy poca investigación sobre ello. “Había un vacío en la literatura científica en términos de qué tratamientos son los más útiles” –dijo.

Para averiguarlo, el Dr. Bronfort y sus colegas reclutaron un gran grupo de adultos con dolor de cuello sin causa específica conocida. Los sujetos, 272 en total, estaban mayoritariamente reclutados de un gran HMO (Organizaciones de Mantenimiento de Salud) y a través de anuncios. Los investigadores entonces los separaron en tres grupos e hicieron seguimiento durante tres meses aproximadamente.

Un grupo fue asignado para visitar un quiropráctico en sesiones de aproximadamente 20 minutos a lo largo del curso del estudio, haciendo un promedio de 15 visitas. Un segundo grupo estaba asignado para tomar calmantes para el dolor común como acetaminoceno y, en algunos casos, a discreción del doctor, medicamentos más fuertes como narcóticos y relajantes musculares. El tercer grupo se encontró en dos ocasiones con fisioterapeutas que les dieron instrucciones sobre ejercicios sencillos y suaves para el cuello que ellos podían hacen en casa. Se les animó a hacer de 5 a 10 repeticiones de cada ejercicio hasta ocho veces al día. (Una demostración de los ejercicios se puede encontrar en www.annals.org).

Después de 12 semanas, las personas del grupo que no fueron medicados estuvieron significativamente mejor que los que tomaban fármacos. Alrededor del 57 % de los que se visitaron con quiroprácticos y el 48% de los que hicieron ejercicios reportó al menos 75% de reducción en dolor, comparado con el 33% de las personas en el grupo de medicación.

Un año después, cuando los investigadores comprobaron de nuevo, el 53% de los sujetos que habían recibido manipulación espinal todavía reportaron al menos una reducción del 75% en el dolor, similar al grupo de ejercicio. Esto comparado al 38% de la reducción de dolor entre aquellos que habían estado tomando medicación.

El Dr. Bronfort dijo que era una “gran sorpresa” ver que los ejercicios en casa eran tan efectivos como las sesiones quiroprácticas. “Nosotros no esperábamos que el resultado iba a estar tan cercano” dijo. “ Pero supongo que esto son buenas noticias para los pacientes”.

Además de su alivio limitado del dolor, los medicamentos tienen al menos otro inconveniente: las personas los siguen tomando. “Las personas en el grupo de medicación siguieron usando una mayor cantidad de medicamentos más frecuentemente durante todo el período de seguimiento, hasta un año después”. Dijo Dr. Bronfort . “Si tú estás tomando medicación durante un largo período de tiempo, entonces estamos generando más efectos secundarios sistémicos como problemas intestinales”.

El Dr. además expresó preocupación porque los que se estaban medicando, no estaban tan facultados o activos en su propio cuidado como los de los otros grupos. “Nosotros pensamos que es importante que los pacientes sean capaces de tratar con el control de su propia condición tanto como sea posible” dice el Dr.

“Este estudio muestra que las personas pueden jugar un gran papel en su propio cuidado”.

http://www.laquiropractica.com/literatura/literatura.html

Comentarios

Share This