NUESTRO CEREBRO consume el 20% de energía del organismo, su estructura es cambiante, constantemente se establecen nuevas conexiones y otras

desaparecen. Los alimentos que ingerimos influyen directamente en la memoria y la concentración; la actividad y energía del cerebro; las enfermedades

degenerativas del sistema nervioso; en los estados de ansiedad, depresión o agresividad.

 

Los grupos de alimentos imprescindibles para nuestro cerebro son: Hidratos de carbono, ácido fólico, vitaminas grupo B,proteínas, ácidos grasos, vitamina C y E, potasio, fósforo, magnesio, zinc, calcio, hierro, fosfolípidos.

 

 

Alimentos beneficiosos para el cerebro a incluir habitualmente en nuestra dieta:

Avena : para combatir el estrés

Mijo: esencial para la salud del cerebro

Pescado: favorece la buena memoria y el flujo de información

Huevos: mejora la memoria y aporta antioxidantes

 Fresa: favorece la supervivencia de las neuronas

Nueces: estimulan el rendimiento intelectual

Anacardos: previenen el dolor de cabeza, migrañas

Almendras: buenas para la depresión

Arándanos, moras: disminuyen la incidencia de enfermedades neurodegenerativas

 Pipas calabaza: aportan Omega 3, Omega 6, Zinc, Vitamina A y Vitamina E

Aguacates: prevención Alzheimer

 Tomate: prevención enfermedades neurodegenerativas

 Berenjena: ayuda a mejorar las comunicaciones neuronales

Dátiles: alto nivel nutritivo y energético

Referencias:
Lopez Roldán, Patricia DRA. 2013. Cómo mejorar la concentración y el desarrollo intelectual a través de los alimentos.

Comentarios

Share This