Antes de aconsejar algunos métodos para el mantenimiento y el fortalecimiento de los ojos, parece conveniente hacer una breve digresión sobre su funcionamiento.

El aparato visual nos da la posibilidad de percibir a la vez la forma, la distancias, los colores y el movimiento de los objetos. Está protejido por los párpados y su lubricación está asegurada por el correcto funcionamiento de las glándulas lagrimales. Seis músculos intrínsecos proporcionan el movimiento a los ojos. Las imágenes son percibidas en forma de ondas electromagnéticas, es decir luz. Al aparato visual se le dice que es un sistema imperfecto, porque antes de llegar al cerebro y ser procesadas por la corteza cerebral, las ondas de luz atraviesan la córnea, la pupila, el cristalino y la retina. Entonces, algunas células de la retina, llamadas conos y bastones, convierten estos estímulos luminosos en impulsos eléctricos, para luego ser enviados al cerebro a través del nervio óptico. (1)

Verduras iStock_000005363958reducidaAhora vamos a hablar acerca de los alimentos que pueden prevenir la aparición de algunas enfermedades comunes, tales como las cataratas o la degradación ocular relacionada con la edad. Por lo que es útil tomar vitaminas como la A, C, D o E, así como ácidos grasos omega-3 y el betacarotene. No hace falta decir que la dieta óptima se centra en los alimentos naturales. La vitamina A se encuentra en atún, huevos y productos lácteos. La vitamina C la encontraremos en el brócoli, pimiento dulce, col rizada, fresas y melón. Pescados como el salmón, las sardinas y la caballa contienen una buena cantidad de vitamina D, mientras que las almendras, las avellanas y las semillas de girasol aportan vitamina e. (2) El beta-caroteno, un poderoso antioxidante que el cuerpo convierte en vitamina A en caso de necesidad, se puede hallar en la rúcula, espinaca, en las calabazas, mangos, albaricoques y, por supuesto, las zanahorias. (3)

Un enfoque más técnico a la salud ocular fue ofrecida por el Dr. William H. Bates (1860-1931) a partir de 1920 con el lanzamiento del libro “Perfect Sight Without Glasses”. El método Bates se propone mejorar la vista, curar los ojos de enfermedades como la miopía y aliviar la tensión con medios naturales. Por eso, rechaza la cirugía y la utilización de gafas, las cuales se supone que acelerarían la degradación de la vista. Las técnicas del método Bates quieren enfocar la vista en un punto de fijación, lo que elimina la necesidad de poner los ojos en blanco y forzarlos. Algunas de ellas consiguen la relajación de los globos oculares cubriéndolos con las palmas de las manos, sin ejercer presión sobre los ojos mismos (palming). En el grupo de las técnicas llamadas “swings”, la persona mantiene la mirada fija en un punto, mientras realiza pequeños movimientos con el cuerpo. Por último, ya que los ojos se benefician de la luz, en las técnicas de “sunning” se acerca despacio una lámpara a la cara, manteniendo los párpados cerrados. Es preciso encontrar la distancia adecuada y proceder con calma, porque los ojos no deberían doler ni esforzarse. (4)

Ojo Depositphotos_14731941_reducidaPor último, vemos una propuesta para fortalecer nuestro sentido de la vista, de una manera que nos permita aumentar nuestra velocidad de lectura. La finalidad de este ejercicio que describiremos es reducir hasta uno los puntos de fijación, es decir las veces que nuestra mirada se detiene en las líneas. Este punto de fijación debería ser uno en cada línea y ocupar una posición central: de esta manera, nuestra mirada será capaz de deslizarse rápidamente por la página y, para eso, no hay que repetir mentalmente lo que se lee, lo que ralentizaría nuestra lectura.

¿Pero cómo podemos fijarnos en un solo punto y a la vez conseguir leer toda la línea? El ejercicio que vamos a describir tiene como objetivo aumentar nuestro campo de visión. Tomemos una hoja y vamos a hacer un agujero en forma de rombo. A continuación, ponemos el papel con el agujero sobre la página de un libro. Deslizando nuestra mirada a lo largo de la diagonal del rombo, vamos a capacitarnos a ampliar cada vez más nuestro campo visual. Al comienzo será suficiente con crear rombos pequeños y a medida que adquirimos destreza, vamos a hacerlos más grandes. (5) Practicando este ejercicio a diario durante diez minutos, seremos capaces de alcanzar considerables resultados en el plazo de dos semanas.

Ya que este ejercicio fatiga bastante los ojos, es un buen hábito relajarlos al final. ¿Cómo? Pues, las técnicas del método Bates están hechas justo para eso, ¿verdad?

Artículo cedido por Andrea Serafini. BCC.

BIBLIOGRAFIA:
(1)http://es.wikipedia.org/wiki/Visión
(2)http://www.allaboutvision.com/nutrition/nutrition_summary.htm
(3) “La Dieta B Factor”; Samantha Biale; 2013
(4) http://www.seeing.org/techniques/
(5) “Tecniche di Memoria e Lettura Veloce”; Maurizio Possenti, Paola Cuppini; 2009

 

Comentarios

Share This