Vértigos: una solución natural

Vértigos: una solución natural

El vértigo es una sensación de que uno se está moviendo o que lo nos rodea se mueve, pudiendo afectar a equilibrio. Este trastorno es más común en personas a partir de mediana edad. Puede resultar muy molesto e interferir en el ritmo de vida cotidiano.

 

 ¿De qué forma trabaja la quiropráctica para lograr resolver los vértigos?
Los vértigos pueden ser un síntoma de que los nervios que gestionan el equilibrio no están funcionando correctamente, es decir que están subluxados. En nuestro cráneo existen 12 pares de nervios que discurren por diferentes agujeros y fisuras entre los huesos craneales.
Algunos problemas con el cráneo, la mandíbula y la primera cervical pueden causar hipo o hiperestimulación de estos nervios de manera que estos quedan afectados y pueden ocasionar molestias o síntomas.
 Uno de los nervios que regula el equilibrio es el vestibulococlear, este nervio también gestiona la audición. Cuando este nervio sufre una interferencia, es decir que está subluxado, no puede realizar correctamente sus funciones. Uno de los síntomas más comunes es la sensación de que todo se mueve a nuestro alrededor o que uno mismo se está moviendo.
 Estudios científicos muestran cómo la quiropráctica, al estar especializada en el sistema nervioso, ayuda a mejorar los vértigos. El quiropráctico examina con mucha precisión el cráneo, la mandíbula y la primera cervical para localizar si existe algún nervio subluxado. Si es así, procede a realizar un ajuste muy preciso y no doloroso para que el nervio pueda volver a funcionar correctamente.
 El secreto del éxito de esta terapia consiste en identificar y trabajar con la causa y no solamente con los síntomas.
 Solicitar estudio quiropráctico completo

Referencias:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2786230/

http://link.springer.com/article/10.1186/2045-709X-19-21#page-1