TÉCNICA SACRO-OCCIPITAL  (SOT)

TÉCNICA SACRO-OCCIPITAL (SOT)

TÉCNICA SACRO-OCCIPITAL  (SOT)

ESPECIALIDAD DE LOS QUIROPRÁCTICOS DE PURAVIDA QUIROPRÁCTICA

La técnica SOT- Sacro-occipital, fue desarrollada por el DR. Dejarnette en 1925. Es una técnica  integral basada en la  relación entre el sacro (en la base de la columna vertebral) y el occipucio (en la base del cráneo).

La principal función de esta técnica es corregir los desequilibrios o disfunciones que pueda haber en la columna vertebral, las extremidades y cualquier área orgánica.

Con el paso del  tiempo el  cuerpo se acaba adaptando a estos desajustes y se  producen unas características específicas. Estas categorías puedes ser cambiantes o  progresivas, en función de la evolución del paciente.

CATEGORIA I: SUBLUXACIÓN DURAMADRE-CRANEAL

Características: Articulaciones del sacro-ilíaco se desalinean o están subluxadas

El cuerpo efectúa una rotación de caderas y una inclinación del sacro para compensar esta desalineación.

Si el sacro se inclina, se reduce el  bombeo normal del sacro, por tanto el fluido cerebro-espinal no circula con tanta eficiencia.

Se puede generar  una falta de nutrición y un incremento de la toxicidad del sistema nervioso.

Síntomas:  trastornos digestivos; trastornos de la piel; entumecimiento en la estructura facial o extremidades; insomnio ; dolor lumbar; dolores de cabeza; nerviosismo

 

Actuación del quiropráctico en  Categoria I

Con los ajustes quiroprácticos se normaliza la función de la articulación sacro-ilíaca, se fomenta el bombeo sacral, el cual estimula el movimiento del fluido cerebro-espinal. Este proceso  mejora la nutrición del nervio y elimina toxinas, lo que permite a tu sistema nervioso funcionar a su capacidad óptima.

Buenos hábitos diarios para el paciente para reforzar la actuación quiropráctica:

  • Realizar ejercicio diario
  • Dormir suficiente
  • Tener una actitud mental positiva
  • Llevar una dieta equilibrada
  • Ser constante en tus ajustes

 

CATEGORIA II: TORSIÓN DE LA PELVIS

Características:

Los ligamentos que mantienen la articulación sacro-ilíaca están estirados o con torsión, las superficies de la articulación se separan.

Esto perturba el equilibrio del cuerpo, el sistema nervioso, y craneal y nuestra columna vertebral.

Síntomas:

  • Problemas de mandíbula
  • Dolor de cuello
  • Dolor de oído, pérdida de equilibrio
  • Dolor de hombro, brazo y mano, dolor lateral de pecho
  • Dolor en la ingle, dolor lateral en el muslo
  • Problemas de rodilla, tobillo y pies
  • Dolor lumbar, problemas menstruales
  • Fatiga, incontinencia urinaria

 

Actuación del quiropráctico en Categoría II

El “armfossa test” es un test específico para confirmar una Categoría II junto con otros indicadores sensibles. Se utilizan los blocks bajo la pelvis, y el peso del cuerpo ayuda a reposicionar  y alinear las articulaciones sacro-ilíacas .

Buenos hábitos diarios para el paciente para reforzar la actuación quiropráctica:

  • Caminar – y evitar estar sentado por periodos prolongados
  • Evitar levantar objetos pesados o agacharse
  • Utilizar hielo (no directo) en lugar de calor para bajar la inflamación
  • Evitar el alcohol,cafeína, nicotina y otros estimulantes. Así como el exceso de azúcar e hidratos de carbono
  • Utilizar una faja si es necesario
  • Mantener sus ajustes regulares

CATEGORIA  III:  LUMBARES, DISCOS Y NERVIOS

Características:

Entre cada una de las vértebras de la columna vertebral hay un disco que actúa  como amortiguador y espaciador entre los huesos. Si nuestro cuerpo trabaja correctamente, los discos mantienen suficiente espacio entre los huesos de la columna para que los nervios puedan pasar. Cuando nuestro cuerpo no está equilibrado, estos espacios pueden verse dañados por una alteración del disco, el cual puede presionar o irritar el nervio que pasa por él.

Síntomas de Categoría III:

  • Dolor lumbar. Puede irradiar a la/s pierna/s
  • Sensación de quemazón desde lumbares hasta la pierna
  • Pinchazos Y /o opresión en la pierna
  • Adormecimiento en pierna y zona lumbar
  • Control reducido de intestino y vejiga
  • Dolor al sentarse, levantarse, flexionarse, toser o estornudar
  • Protuberancia o inflamación del disco
  • Ciática

 

Actuación del quiropráctico en  CATEGORIA III:

La sobrecarga y estrés físico de la zona lumbar llega a un punto  insostenible. Puede ocurrir de forma repentina y puntual como una sobrecarga de peso, o puede ser por una debilidad pre-existente que se ve agravada. Con frecuencia categoría III produce dolor en zona lumbar y a veces este dolor irradia hacia la pierna como ciática. La corrección pasa por el uso de los blocks bajo la pelvis en una dirección y posición específicas. Se equilibrar la lumbar y  se elimina la presión o irritación del nervio, permitiendo su mejoría.

Buenos hábitos diarios para el paciente para reforzar la actuación quiropráctica:

  • Evitar giros, vueltas o inclinarse de forma repentina
  • Levantarse siempre con la espalda recta
  • Usar hielo local (envuelto en una toalla) cada 10-20 minutos
  • Reducir alcohol, cafeína, nicotina y azúcares
  • Caminar regularmente según su tolerancia
  • Dormir con una almohada bajo las rodillas para aliviar la presión
  • Mantener la regularidad en los ajustes

Solicita un estudio quiropráctico

La Quiropráctica ayuda a nuestro sistema nervioso a funcionar mejor, equilibrando nuestra salud frente a enfermedades y dolores crónicos.

 

Mediante un completo estudio quiropráctico, se determinará la categoría SOT a la que pertenece para adaptar el ajuste a sus características, y obtener el máximo resultado. Mediante revisiones periódicas se evalúa la evolución del paciente y su adaptación a los cambios introducidos a su sistema nervioso a través de los ajustes quiroprácticos.

Eliminar dolor o curarse

Eliminar dolor o curarse

¿Sabías que tu postura y la fuerza muscular están reguladas por tu cerebro? En especial por el cerebelo, que controla el tono muscular y tu posición en el espacio.

Si bien es cierto, que una parte de la postura es consciente (uno puede ser consciente de sentarse bien o caminar con la espalda recta), si el sistema nervioso no funciona bien nos será más difícil mantener una buena postura. Una gran parte del sistema nervioso trabaja de manera inconsciente y automática, a veces ese sistema puede tener interferencias en la comunicación y disminuir su eficacia. Por ejemplo, un cerebelo que funciona por debajo de lo que debería, puede estar asociado con una mayor torpeza y caídas, menor fuerza muscular, tendinitis y lesiones, malas posturas, peor coordinación, reflejos más lentos…

 

Con frecuencia, dolores de espalda o de articulaciones tienen un origen en una mala postura. De hecho, muchas de las lesiones no suceden tras un fuerte trauma, sino que suceden por repetición de micro traumas. Por ejemplo, si nosotros tenemos una mala postura cada vez que nos sentamos frente el ordenador, las articulaciones que están X horas al día en una mala posición empiezan a deteriorarse con mayor rapidez.

El tejido dañado se inflama y empieza a tener cualquier patología con “itis” como tendinitis, bursitis, que quiere decir inflamación de los tejidos. Esta inflamación es la respuesta de nuestro cuerpo intentando reparar el tejido dañado, sino no eliminamos la causa del daño y de la inflamación, el problema acaba siendo crónico.

A veces cometemos un terrible error al confundir “quitar” el dolor con “curarse”. El dolor es síntoma de un problema, es una alarma del cuerpo que indica que algo no va bien. Si nosotros en lugar de trabajar con la causa del dolor nos limitamos a “taparlo” o no escucharlo, lo más probable es que el daño con el tiempo sea más difícil de reparar.

A la hora recuperarse de lesiones, no solo hay que evitar la causa, sino que es imprescindible una buena comunicación entre sistema nervioso y los tejidos dañados. Cuando hay una disminución de la señal nerviosa al cuerpo le cuesta más recuperarse de lesiones y el dolor puede convertirse en crónico. Una buena comunicación del sistema nervioso favorece que los músculos, tendones y ligamentos tengan mayor fuerza,  estabilizando correctamente la articulación y disminuyendo la presencia de lesiones.

 

El quiropráctico es un profesional que trabaja precisamente para mejorar la comunicación del sistema nervioso con la finalidad de que todo el sistema neuromusculoesquelético rinda a plena capacidad.

Solicita un estudio quiropráctico completo

La primera visita incluye:

Un examen completo quiropráctico

Examen postural a través de láser

MYOVISION escáner

Mapa de funcionamiento de tu sistema nervioso

El estrés emocional y la salud

El estrés emocional y la salud

¿Te acuerdas de la primera vez que alguien “rompió” tu corazón? La sensación de presión en el pecho, la tristeza que inunda nuestros ojos, la rabia que sientes en el estómago; las emociones fuertes que sentimos pueden llegar a producir un efecto físico dentro del cuerpo. La mayoría de las veces no asociamos los síntomas físicos que sentimos a una sobrecarga o estrés emocional. Las emociones producen una gran variedad de síntomas físicos que pueden variar mucho de persona a persona. A largo plazo, este estrés emocional puede producir molestias diversas: dolor de espalda, desequilibrio hormonal, trastornos de sueño, y al final, enfermedades más graves. Mucha gente identifica su dolor solo cuando los síntomas son físicos,  pero aprender a identificar tus emociones, a procesarlas y dejarlas fluir puede ayudar mucho en el autocontrol de tu dolor.

Seguimos explorando el nuevo modelo para trabajar con la salud: el modelo biopsicosocial. En las últimas décadas, los profesionales que trabajan con la salud están cambiando su forma de enfrentarse al dolor y las enfermedades.  La quiropráctica no sólo se enfoca en la parte del cuerpo que duele, sino también en la raíz y la causa de dolor. El estrés del cuerpo puede manifestarse de varias formas: física, emocional/mental y/o química. Entendiendo que la salud es multifactorial, nos ayuda mucho poder distinguir las causas que provocan las diferentes dolencias, para poder contribuir a su solución.

 

Hoy en día, con tantos avances tecnológicos tenemos un mayor nivel de estrés y estamos más desconectados de la simplicidad de la vida, y de las cosas que nos permiten mantener nuestra salud. Estamos más enchufados y menos conectados.

El estrés mental o emocional es el estrés más grande que puede afectar a nuestro nivel de la salud. Los pensamientos tienen mucha influencia en tu estado de salud llegando incluso hasta en el nivel molecular. De hecho, hoy en día hay una nueva rama de biología que se llama Epigenética. La epigenética, descubierta por el Dr. Bruce Lipton, muestra que tus genes solo son una pequeña parte de la ecuación. Son como interruptores que se encienden o apagan en función del ambiente que les rodea. ¡Buena noticia, tienes mucho más poder sobre tu salud del que pensabas! Solo hay que saber cómo cambiar tus pensamientos y tu relación con el estrés.

Si te pasas el día quejándote de tu  jefe, los niños,  tu pareja, el tráfico, los políticos y lo mal que te sientes, estás creando un ambiente negativo dentro de ti mismo. Esto provoca que salten las hormonas de estrés: adrenalina y cortisol. Cuando estas hormonas están en un nivel alto por mucho tiempo, afectan a las hormonas de bienestar, que acaban apagándose y entonces se crea un estado de desequilibrio hormonal.

Las hormonas que se liberan a través de señales en el sistema nervioso controlan todo nuestro funcionamiento, absolutamente todo. Si continuamos durante mucho tiempo con un alto nivel de estrés estas pueden ser alguna de las consecuencias: disminuye el flujo de la  digestión (sistema digestivo);  el sistema endocrino se desestabiliza (hormonas-pituitarias, timo, tiroides, ovarios, testículos);  y disminuye el descanso y la sensación de bienestar (dopamina y serotonina). Por otro lado, aumenta nuestro estado de alerta, el corazón late más deprisa (subida de tensión), las respiraciones son cortas y rápidas (hay menos oxígeno y mas CO2). El cuerpo entra en un estado de cansancio crónico, y fatiga.

Lo mismo ocurre con nuestra charla interna de, “nadie me quiere,” “estoy muy solo/a,” “nunca me sentiré bien”, “no puedo superar esto” El estrés crónico perjudica mucho el cuerpo a corto y largo plazo. Algunas herramientas para ayudar disminuir el estrés son:

  • Aprender a respirar: El segundo que nos enfocamos en  la respiración,  volvemos al presente, relajando el cuerpo y la mente
  • Actividades físicas: Moviendo el cuerpo se libera la energía acumulada y las endorfinas sueltan toda la negatividad.
  • Reír: Está demostrado que las risas cambian drásticamente las hormonas del estrés y liberan las hormonas de bienestar.
  • Ajustes quiroprácticos:Los ajustes aseguran que el sistema nervioso esté funcionando a su nivel óptimo y que las hormonas estén bien reguladas.
  • Seguir una dieta equilibrada: La comida tiene un gran impacto en la salud así si consumimos alimentos no inflamatorios o estimulantes (café, refrescos, azúcar) ayudamos a disminuir el estrés químico dentro del organismo. Mucha agua y una dieta variada puede ayudar el cuerpo disminuir el estrés en general.
  • Escribir o hablar sobre nuestro nivel de estrés: Liberando el estrés de nuestra mente ayuda que no se acumule dentro, escribir o hablar con alguien ayuda a dejarlo fluir.
  • Meditar: Muchos estudios muestran los beneficios de hacer meditación para la salud física, mental y química. Silenciando la mente conseguimos reconectar con lo más importante: nosotros mismos.

El estrés emocional es parte de la vida diaria. No podemos escapar de ello, pero si tenemos las herramientas correctas, podemos ayudar a disminuirlo y hacer que trabaje en nuestro favor. Si permanece atrapado adentro puede provocar bloqueos y una gran variedad de dolores y enfermedades. Cuidando tu cuerpo en su totalidad: física, mental/emocional y químicamente, le ayudamos a adaptarse mejor a cualquier situación de la vida.

Y no olvides, esto también pasará….

 

Artículo de Brittany King

Referencias:

1.https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2015/01/10/la-epigenetica-vs-el-determinismo.aspx

Reserva cita con tu quiropráctico

Si tienes preguntas sobre los diferentes estreses que nos afectan y como están afectando a tu salud, consulta un quiropráctico.

Cómo puede la técnica SOT mejorar tu salud – CAT I

Técnica SOT  (sacro-occipital) quiropráctica 

Según la técnica sacro-occipital (SOT), una de las muchas técnicas que están disponibles para Quiroprácticos, cada persona puede pertenecer a una de las tres categorías utilizadas. En artículos anteriores he presentado la categoría II y III y sus efectos. Este artículo habla de los posibles efectos sobre nuestra salud de pertenecer a la CATEGORÍA I.

Los pacientes que pertenecen a la Categoría I  presentarán problemas en la articulación sacro-ilíaca debido a diferentes traumas pélvicos. Una cadera gira hacia adelante y la otra gira hacia atrás así produce torsión dentro de la columna vertebral. Esta torsión a cambio producirá distorsión de la fina capa duramadre de la meninge que envuelve toda la medula espinal y cerebro.

Alrededor de la medula espinal circula líquido cefalorraquídeo que proporciona la “nutrición” para todo el sistema nervioso central (cerebro y medula). Cuando hay torsión de la columna vertebral, la circulación del líquido cefalorraquídeo se restringe (queda bloqueada) causando presión sobre el sistema nervioso. Esta presión modifica la permeabilidad de la sangre, la barrera hematoencefálica y líquido cefalorraquídeo, cambiando así la concentración de agua, dióxido de carbono y oxígeno dentro del cuerpo.

Esto se complica aún más, pero para intentar simplificar el asunto, el efecto de tener torsión dentro de la columna vertebral causa desequilibrios de los nervios simpáticos y parasimpáticos del cuerpo humano.  Estos nervios son responsables de su ritmo cardíaco (presión arterial), secreciones glandulares (balances hormonales), y el equilibro y función de todos los órganos dentro de su cuerpo. Los pacientes de categoría I  presentan problemas en órganos como por ejemplo en el hígado o presión arterial alta. Como resultado, toman medicamentos que ayudan a sus síntomas, pero no necesariamente las causas.

El aumento de líquido cefalorraquídeo también afecta a la presión intracraneal del cerebro y por lo tanto afecta a los nervios craneales. Estos nervios gestionan entre otras cosas: la vista, el olfato, la audición y el gusto. Así que los pacientes de categoría I pueden sufrir una amplia variedad de dolencias como dolores de cabeza, visión borrosa, falta de apetito o pérdida auditiva.

 Lamentablemente la lista de problemas que pueden ocurrir es demasiado larga para este artículo, pero si quieres aprender más acerca de la categoría I y sus dolencias, acude a un quiropráctico que trabaje con esta técnica para que te examine y explique qué puedes mejorar en tu salud y en tu calidad de vida con la quiropráctica.

 

El cuidado de la espalda y la salud: We love Chiropractic

El cuidado de la espalda y la salud: We love Chiropractic

El 18 de septiembre de 1895 es una fecha relevante para la Quiropráctica: el estadounidense Daniel David Palmer puso al descubierto la estrecha relación que existe entre el sistema nervioso y la columna vertebral.  Mediante los ajustes vertebrales realizados por el quiropráctico  se favorece el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso, mejorando la calidad de salud de todo nuestro organismo. (más…)

¿Tratamos con enfermos o con enfermedades?

¿Tratamos con enfermos o con enfermedades?

Frecuentemente en  el sector de la salud se trata la enfermedad o el síntoma concreto desvinculado de la persona que lo sufre. Pero la complejidad del ser humano nos lleva a ver que, por ejemplo, si vemos varios síntomas en una persona, tendría más sentido buscar un origen común de estos síntomas, teniendo en cuenta todos los aspecto de su vida, en lugar de tratar cada síntoma de forma independiente.

NUESTRO EQUILIBRIO INNATO

La persona  que enferma puede ser tratada de forma integral, valorando cómo afecta el exterior en el interior y viceversa. Cuando nuestro cuerpo, que funciona en perfecto equilibrio, pierde ésta estabilidad por causas tanto internas como externas, lo manifiesta en el cuerpo de formas diversas. Si tratamos individualmente estos síntomas, nunca localizaremos la causa que lo provoca y no restableceremos el equilibrio innato del cuerpo.

Para ello debemos ver todo lo que mantiene al cuerpo  funcionando bien y que lo deteriora, y principalmente, tiene que ver con nuestras costumbres diarias: nuestra alimentación, nuestro nivel de actividad física, los tóxicos a los que estamos expuestos, el ambiente en el que trabajamos, cómo son nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos, etc.

EL CUERPO COMO UN TODO

A partir de aquí, desde una visión holística de la persona, podemos hacer un diseño global y, valorando la causa de desequilibrio, encontrar el camino hacia la vitalidad y el restablecimiento de su salud.

Esta es la base de la Quiropráctica, que prioriza impulsar la salud de las personas y sus familias, para lograr su bienestar pero también  realizar un trabajo de PREVENCIÓN.

Habitualmente, la aparición de una dolencia o enfermedad es un camino al que se llega después de un tiempo de hábitos poco saludables, y el camino hacia la salud también necesita tiempo, constancia y fuertes ganas de estar mejor.  No queramos correr en este camino, sino dejemos al cuerpo ir poco a poco, con nuestra ayuda, para recuperar su equilibrio perdido.