Dolencias de la articulación temporomandibular

Dolencias de la articulación temporomandibular

¿Está demostrado el beneficio de la Quiropráctica en dolencias de la disfunción temporomandibular?

La respuesta es que sí. Y ¿qué tiene que ver mi columna con mi mandíbula?¿Y a la inversa?

Con frecuencia, un enfoque holístico puede dar cabida al cuidado de dolencias que pueden corresponder a más de un especialista sanitario, pero que en el ámbito de la atención primaria se tratarían con antiinflamatorios. Mirar más allá nos lleva a considerar que un ajuste quiropráctico podría aportar dos cosas esenciales en estos casos: calidad de la circulación y la flexibilidad de la articulación temporomandibular(ATM). (más…)

SOLUCIÓN QUIROPRÁCTICA para la disfunción temporomandibular

SOLUCIÓN QUIROPRÁCTICA para la disfunción temporomandibular

Las técnicas manuales de alta velocidad y la manipulación del tejido blando que efectúa el quiropráctico, devuelven a la mandíbula su movilidad y funcionalidad. Se estimula el aumento de la circulación, restablecen la flexibilidad de los músculos, y se alivia el dolor del tejido articular.

Diversas investigaciones ponen su acento en la eficacia de la quiropráctica como técnica no invasiva y de eliminación del estrés. El quiropráctico trabaja con los músculos para restablecer la biomecánica de la zona, su correcto funcionamiento y reducir dolor o molestias, además de realinear las articulaciones.

Pueden aparecer diversos SÍNTOMAS como la dificultad o molestia para abrir/cerrar la boca, o al masticar; dolor o sensibilidad en la mandíbula, dolor facial, de oído o de cabeza; y bloqueo de la mandíbula.

La articulación temporomandibular conecta la mandíbula inferior al cráneo. La disfunción se origina por el efecto de la tensión en las estructuras que rodean la articulación: el disco cartilaginoso, ligamentos, nervios, dientes, músculos, cara, cuello y dientes.

 

Causas

Rechinar de dientes (bruxismo), espasmos musculares durante la masticación, mala oclusión, accidentes y lesiones faciales, dieta insuficiente, falta sueño, estrés…

Malas posiciones, en concreto, cuando se fuerza la cabeza hacia delante durante largo tiempo: la mandíbula se ve obligada a descansar en una posición inadecuada y los músculos de masticación se ejercitan en exceso; dormir boca abajo obliga a rotar el cuello para mantener una vía aérea abierta, lo que aumenta la tensión de la articulación temporo-mandibular.

Otra causa es el Trismo: espasmos disfuncionales de los músculos de la mandíbula, que impiden abrirla completamente.

Si el origen del problema es una mala alineación de los dientes el Quiropráctico trabajará en conjunción con un odontólogo especializado en DATM con el objetivo de corregir la alineación, relajar la articulación y mejorar su función.

 

I

REFERENCIAS:

www.sciencedirect.com/science/articles

www.chirocommunity.com

www.acatoday.org

www.elsevier.es/…/posible-manifestacion-disfuncion-articulacion-tempor.