La respiración es fundamental para que la sangre distribuya el oxígeno a través de todos los tejidos y los órganos del cuerpo, es muy importante para que nuestro cuerpo pueda funcionar de manera óptima. En ocasiones, vamos perdiendo nuestra capacidad de respirar bien y nos sentimos cada vez más cansados y con menos energía.

Os recomendamos realizar un ejercicio:

1ª Observar que tipo de respiración tenemos, por ejemplo si con cortas y más rápidas, o si por el contrario se trata de una respiración profunda y suave.

2ª Realizar una respiración consciente, con los hombros atrás y la espalda recta,  notando como nuestros pulmones se llenan poco a poco de aire, como las costillas se expanden y como la parte baja de la espalda se mueve acompañando la respiración.

¿Cómo os sentís después de ello?

Para respirar bien es fundamental tener una buena postura, una postura con la espalda encorvada adelante no dejará que los pulmones se llenen de aire completamente.
También es muy importante, que los nervios que regulan la respiración envíen la información correctamente, y para ello deben estar libres de interferencias.
Estudios científicos muestran que los cuidados quiroprácticos ayudan a mejorar la capacidad respiratoria tanto en niños con asma, como adultos que sufren enfermedades pulmonares obstructivas crónicas como bronquitis.(1)(2)(3)

(1) (los refenciados en el articulo Melin G…)
(2) Masarsky

  1. Wearing, J., Beaumont, S., Forbes, D., Brown, B. and Engel, R. (2016). The Use of Spinal Manipulative Therapy in the Management of Chronic Obstructive Pulmonary Disease: A Systematic Review. The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 22(2), pp.108-114.

Comentarios

Share This