Felices Sueños

Todos hemos tenido en alguna ocasión alguna noche de desvelo en la que las horas se hacen interminables, acabamos agobiados de dar vueltas en la cama y nos levantamos agotados al día siguiente. Si esta situación se repite durante más tiempo, el insomnio se agudiza y nuestra calidad de sueño disminuye, así como nuestros reflejos, memoria y también nuestro humor.

Podríamos hablar de insomnio crónico cuando supera el periodo de un mes. Los efectos del insomnio crónico pueden diferentes: fatiga mental y muscular, sensación de ritmo ralentizado como si todo fuera a cámara lenta.

A largo plazo, los efectos sobre nuestra salud son realmente severos: falta de capacidad para funcionar a lo largo del día; inmunidad debilitada; aumento de la sensibilidad al dolor, deficientes relaciones sociales, irritabilidad, hipersensibilidad, menor agudeza mental y memoria, coordinación pobre o torpe.

Alteración de nuestra salud

La falta de sueño puede alterar seriamente nuestra salud, como indica el Dr. Terán  del Hospital Universitario de Burgos donde trabaja como responsable de la Unidad del Sueño:

“Es un suicidio biológico dormir pocas horas o dormir a ritmos cambiantes. No estamos diseñados para eso… La idea es que el sueño es un proceso biológico para vivir y para vivir bien. Por tanto, reducir o interrumpir ese periodo lo único que hace es alterar tu bienestar. “

Aplicación de la Quiropráctica

La ayuda de la quiropráctica a los pacientes con  insomnio se gestiona desde diferentes áreas, ya que el origen de los problemas de sueño suele estar asociado con causas diversas tanto físicas, mentales o químicas, y por otra parte, tener factores internos o externos.

  • Causas físicas: mala condición colchón o almohada, ruidos, olores, luces, dolor corporal, disfunción orgánica (necesidad de orinar, apnea …)
  • Causas mentales: reloj corporal cambiado por trabajo por turnos, horarios irregulares, preocuparse o pensar demasiado, sobreexitación o sobrecarga, depresión, etc.

En primer lugar el quiropráctico escucha al  paciente, y revisa detalladamente su historial clínico para poder hallar las causas latentes de los problemas del sueño y su origen. Una vez se haya determinado las rutinas de sueño más convenientes  y mejora algunos hábitos, se determina un plan de sesiones quiroprácticas personalizado.

Hay que tener en cuenta que las situaciones que causan el insomnio, también causan subluxaciones y dificultan la habilidad del cuerpo de cuidarse, regenerase a sí mismo y funcionar adecuadamente.

Con los ajustes se consigue una mejor transmisión de la información del nervio,  así el cerebro puede desarrollar sus funciones correctamente. “Un ajuste en el área superior del cuello (C1 en particular) tiene el impacto más directo en el centro del sueño en el tronco encefálico”

El objetivo final de los ajustes quiroprácticos es ayudar al cuerpo a funcionar correctamente, mejorar el funcionamiento interno habitual del  cuerpo,  y lograr aumentar su resistencia frente a los factores de estrés  tanto internos como externos.

Algunas cosas más…

  • Café, té, refrescos de cola, cacao, chocolate y algunos medicamentos   tienen propiedades estimulantes, por lo que debemos evitarlos a partir de las 18h.
  • Potenciar los alimentos que ayudan a relajarnos, especialmente los alimentos ricos en triptófano, melatonina, magnesio y potasio.
  • La melatonina se conoce como la “hormona del sueño” ya que los niveles de esta hormona aumentan durante la noche. Por otra parte, el triptófano es un aminoácido que hace liberar seratonina, la precursora de la melatonina.
  • ¿Qué alimentos nos proporcionan triptófano? Algunas carnes blancas (pavo, pescado, pollo), frutos secos, frutas (plátano, piña), cereales integrales, huevos, soja, leche y chocolate negro.
  • También nos ayuda a prepararnos para el sueño comer alimentos que tengan melatonina: tomates, cerezas, uvas, manzanas, jengibre o nueces.
  • Magnesio y potasio lo encontramos en:  plátanos, patatas al horno, almendras, pistachos, calamares, arroz integral, remolacha, acelgas.
  • El ejercicio eleva la temperatura corporal así que es mejor no realizarlo a última hora de la tarde o por la noche para que no altere el sueño.
  • Ser regulares en los horarios, intentando mantenerlos los fines de semana.
  • Disminuir la actividad física e intelectual a última hora, nos altera mucho el ritmo de sueño trabajar con las pantallas de los ordenadores por la noche.

 “Un estudio de la universidad de Pennsylvania, confirmó que los nutrientes que incluimos en nuestra dieta se relacionan con el sueño. Lo más revelador fue descubrir que las personas que comen más variedad de alimentos son los que tienen un sueño más saludable

Comentarios

Share This